Obesidad y Diabetes Mellitus tipo 2. Tratamiento con Dieta Proteinada.

Hay que empezar por entender que la Dieta Proteinada es un tratamiento médico, y como cualquier tratamiento médico tiene sus indicaciones y contraindicaciones.

La Diabetes Mellitus tipo 2 no solo no es una contraindicación, sino que la considero una de las principales indicaciones. No obstante, si el tratamiento debe ser medicalizado para cualquier paciente, cuanto más para un paciente diabético tipo 2. Los beneficios pueden ser espectaculares, pero se requiere un compromiso por parte del paciente de cara a una correcta adherencia al tratamiento que el médico debe saber exigir.

Cabe recordar que el paciente pasa a funcionar en una vía metabólica diferente a la habitual, la cetosis (que no cetoacidosis, diferencias que profundizaremos en otro artículo).

Paciente:

  • de sexo femenino y
  • 62 años de edad

Antecedentes Personales:

DM tipo 2 desde hace 10 años aprox. Desde hace 7 años fracaso del control glucémico con antidiabéticos orales y comienza tratamiento con Insulina exógena. Desde entonces Diabetes de difícil control, con constantes aumento de la dosificación de Insulina. Hiperlipidemia.

Antecedentes familiares a destacar:

Hipertrigliceridemia familiar y DM tipo 2 vía materna.

 Situación de inicio:

  • Peso: 76 Kg.
  • Altura: 162 cm.
  • IMC: 29 Kg/m2
  • TA: 130/75 mmHg
  • Medicación de inicio:
  • Metformina (1-1-1)
  • Insulina (N): 32 UI/noche
  • Atorvastatina. 40 mg.
  • Analítica de valoración inicial, se destaca:
  • Glicemia: 262 mg/dl.
  • HbA1c: 9.2%
  • TG: 368 mg/dl.
  • VLDL: 74 mg/dl.

Desde el inicio del tratamiento se retira la metformina y la atorvastatina. A partir  del 2do día de dieta se deja pautada una reducción a la mitad de las unidades de Insulina y a partir de allí se le da por escrito a la paciente la manera correcta de ir disminuyendo la dosificación de Insulina de acuerdo a los controles de glicemia, que por lo menos la primera semana y hasta nueva visita con el médico, se deben realizar 3 veces al día. Pre desayuno, comida y cena. Toda esta información debe ser traída en la próxima visita. Del mismo modo se le explica a la paciente un cierto margen de seguridad para que llame al médico si nos salimos de dichos baremos (para este caso en particular, no menos de 80 mg/dl, no mas de 200 mg/dl), caso contrario, seguir pauta de disminución de Insulina establecida en consulta y control en 7-10 días desde el inicio.

A la semana de tratamiento, se constatan cifras de glicemia en descenso que en los últimos días oscilan entre los 100 y 160 mg/dl. Descenso de peso de 2,5 kilos, cetosis correcta y sin incidencias a destacar por lo que se continúa con el mismo plan establecido.

Analítica de seguimiento, 10 días de comenzado el tratamiento:

  • Glicemia: 113 mg/dl
  • TG: 142 mg/dl.
  • VLDL: 28mg/dl
  • Ionograma. Normal

A partir de entonces las  glicemias han seguido en descenso al igual que las dosificaciones de Insulina y tras poco mas de un mes de tratamiento se retira la Insulina exógena.

Al terminar la fase activa, con un peso de 63 kg,  se reincorpora la metformina. Desde entonces comienza la etapa de Educación Alimentaria durante 4 meses, con incorporación paulatina de los diferentes grupos alimentarios. Durante esta etapa los controles glicémicos han permanecido en rangos dentro de la normalidad.

Analítica de fin de dieta, 6 meses luego del inicio del tratamiento, peso 61kg:

  • Glicemia 90 mg/dl
  • HbA1c: 5.6%
  • TG: 200 mg/dl

Se reincorpora medicación antilipídica y se envía a médico tratante para valoración.

Ultimo control realizado, 6 meses post tratamiento:

  • IMC 23.

Continúa con misma medicación que al alta. La paciente se encuentra muy motivada y comienza actividad física a manera de caminatas de 1 hora de duración/ 3 veces por semana.

 

Deja un comentario